LAS ROAD RACES EN LA SANGRE

Raramente se encuentran «héroes» dentro de las carreras de motos. En la mayor parte del mundo las carreras de motos tienen menos repercusión que otros deportes, y aún menos que otros tipos de carreras. Pero una vez en cada generación, más o menos, surge un piloto con unas aptitudes y un carisma tan sobresalientes que es admirado casi universalmente y se convierte en héroe para sus fans y su país. Entre los 80 y los 90 este piloto fue Joey Dunlop: uno de los mejores pilotos de todos los tiempos y un héroe nacional para Irlanda, su país natal.

Aún más interesante es que Joey no solo era un talento milagroso, sino que además inició toda una saga familiar de campeones que viven (y también mueren) por y para las carreras. Esta es la historia de la família Dunlop, y la leyenda que les acompaña en el mundo de las road races.

Joey Dunlop «Yer Maun»

La historia de los Dunlop empieza en un pequeño patio en la Irlanda del Norte, en Ballymoney, de 1952. La família Dunlop era humilde y sometida a los racionamientos de la postguerra. Joey, con el tiempo apodado como «Yer Maun», nació en esa casa, donde ni siquiera tenían agua corriente. Fue el hermano mayor de 7 y aprendió mecánica de su padre, que era «el chispas» de la localidad. A